Coronavirus: Quédate en tu casa

«Quédate en tu casa» esta es la consigna que nos están repitiendo sin parar de cara a conseguir la contención de los contagios por el COVID-19 ¿Cómo afrontarlo?

Por primera vez en nuestra democracia, España se encuentra en Estado de Alerta y todo es el resultado de las medidas impulsadas desde el gobierno para tratar de frenar los contagios masivos por coronavirus, en concreto por el denominado COVID-19.

Dentro de estas medidas, la que más nos afecta al conjunto de la población es la del confinamiento, ese mensaje de «quédate en tu casa» que apela a la responsabilidad de cada uno para permanecer en su hogar y solo salir de este en casos muy puntuales como para ir a trabajar o a comprar bienes de primera necesidad.

Por eso y ahora que nos va a tocar estar mucho tiempo en casa, he planteado este post, por un lado para ofrecer unas pautas que te ayudarán a rendir al máximo si tienes la opción del teletrabajo y por otro lado algunas alternativas desde el punto de vista del ocio para que no se nos haga interminable este periodo de confinamiento.

Pero antes de nada me gustaría también hacer unas cuantas reflexiones con respecto al tratamiento que ha tenido el tema del coronavirus, desde el punto de vista de la información que se nos ha ido dando desde el propio gobierno y desde los medios de comunicación, para pasar en apenas unos días del «es como una gripe» al «quédate en tu casa».

El desgobierno y la desinformación

Cuando se dice que los medios de comunicación son el “cuarto poder” es precisamente por el poder de influencia que tienen en la gente, llegando a jugar un papel fundamental en en el funcionamiento de las democracias.

Esto ha sido siempre así ya cuando hablábamos de los medios más tradicionales como la radio, la prensa o la televisión, pero desde la aparición de Internet y más aún con las redes sociales, esta influencia se ha incrementado aún más si cabe.

En nuestros días estamos sometidos a tal avalancha de información que muchas veces resulta difícil discernir entre lo que es información veraz, lo que es verdad a medias y lo que son las llamadas «fake news«.

Con todo esto del coronavirus se ha demostrado claramente y desde que comenzamos a oír hablar de este virus allá por el mes de enero y hasta la fecha, la información que nos ha llegado a los ciudadanos ya no solo desde los medios de comunicación sino desde el propio gobierno ha sido cuanto menos confusa.

Empecemos por el gobierno, quien fundamentalmente a través de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, nos ha ido informando casi a diario de la evolución del virus y de las previsiones de propagación del mismo.

En este vídeo que os dejo del 31 de enero, hablaba de que el virus tenía «posibilidades de empezar a remitir» y me quedo con esta épica frase de que «España no va a tener como mucho más allá de algún caso diagnosticado».

¿De verdad unos expertos en el tema no esperaban que iba a pasar lo que está pasando? Porque luego si echamos un vistazo a opciones de profesionales tan refutados como el doctor Cavadas, su visión era totalmente diferente.

En concreto en este vídeo que os comparto también, el Dr, Cavadas habla de un virus que se contagia fácilmente y que es muy agresivo y sobre los datos que aportaba el gobierno Chino decía que «no hace falta ser muy listo para pensar que los muertos y contagiados reconocidos serán 10 o 100 veces más».

Entonces que pasa, ¿que el doctor Cavadas es muy listo y Fernado Simón muy tonto? ¿O que desde el gobierno se nos contaba sólo la verdad a medias?.

Si de lo que se trataba era de pensar en las posibles consecuencias para nuestra economía, parece que tampoco había motivos para la alarma…

Nadia Calviño

Luego llega el virus a Italia, ojo que ya lo tenemos mas cerca y atención a la frivolidad con la que Lorenzo Milá, refutado periodista y corresponsal de TVE en ese país le quitaba hierro al asunto, uno de los que hablaba del coronavirus como de una simple gripe:

Y ojo que en su momento estas declaraciones fueron elogiadas por un montón de gente en las redes sociales, parece que no hay mas ciego que el que no quiere ver.

Y aun viendo las orejas al lobo con nuestro país vecino, aquí muchos periodistas seguían quitándole hierro al asunto y hablando de pánico infundado, tanto en prensa como en redes sociales. Un par de ejemplos:

Tweet de Antonio Maestre
Opinión de Iñaki Gabilondo

Luego con el virus extendiéndose ya en nuestro país en la primera semana de marzo, en la práctica totalidad de la medios, tanto políticos como periodistas animaron a acudir de forma masiva a las manifestaciones del 8-M… y así hemos llegado a donde estamos ahora y lo que nos queda.

Y tampoco quiero generalizar, porque curiosamente periodistas como Iker Jiménez en su canal de Youtube Cuarto Milenio Live, que normalmente trata temas más relacionados con el misterio y lo sobrenatural, durante todo este tiempo ha hecho programas realmente muy incisivos y con opiniones de expertos muy contrastadas que sí que nos indicaban por donde iban los tiros realmente.

Ahora que estamos hasta el cuello, lo que se escucha es esa frase manida de «nadie pensaba que iba a pasar esto» y bueno, quizás tu o yo, que estamos a nuestro trabajo diario y manejamos la información que nos llega de los medios no lo podíamos pensar (o tal vez sí).

Pero si eres periodista que te dedicas precisamente a eso, a buscar y contrastar información ¿de verdad no creías que íbamos a llegar a esto?. Y si eres un político que gana 8.000 € al mes, no piensas que pensar en los peores escenarios entra dentro de tu sueldo.

Porque un poquito de previsión seguramente habría ayudado, como la de aprovisionarse convenientemente de EPIs y así ahora los profesionales sanitarios que están trabajando a destajo tendrían medios para protegerse y no estarían contagiándose por cientos cada día.

¿Se podría haber evitado que entrara el virus en España? Seguro que no. ¿Si se hubiera actuado antes estaríamos en los actuales niveles de contagios? Seguro que no. ¿Lo habría hecho mejor un gobierno de otro signo político? Pues no lo se, también debemos recordar la desinversión en sanidad de años atrás.

Afortunadamente tenemos un magnifico sistema sanitario y unos profesionales que se están dejando la piel y en ellos debemos confiar para acabar con este maldito virus. Tú no seas burro y quédate en tu casa, es muy fácil.

Afortunadamente también tenemos en España una inmensa solidaridad desde todo tipo de ámbitos, como hoteles que ceden sus instalaciones para que se pueda ingresar y asistir en ellos a los enfermos, restaurantes y supermercados que llevan comida a los hospitales de forma gratuita a los sanitarios, costureras dejando su labor habitual y haciendo mascarillas, aplicaciones web que ofrecen llevar medicinas a casa gratis a los mayores de 60 años, ingenieros que de manera desinteresada están fabricando respiradores con impresoras 3D y un largo etcétera.

Ahora toca quedarse en casa, aunque haya políticos que se salten la cuarentena porque les sale de la coleta. Ahora toca ser responsables, aunque haya políticos que se vayan de turismo a Milán, se contagien del virus y luego lo dispersen a simpatizantes de su partido en un mitin. Ahora toca tener empatía, aunque haya políticos que tuiteen «de Madrid al cielo».

Por todo esto pienso que cuando finalice la crisis y seguramente nos enfrentemos a la realidad de miles de personas muertas en España y a una economía muy tocada, espero que los políticos asuman SU responsabilidad y también que algunos medios de comunicación pidan disculpas por la DESINFORMACIÓN dada.

Teletrabajo, pautas para rendir más

Ante el necesario confinamiento, muchas empresas españolas están actuando con lógica y responsabilidad y han mandado a sus empleados a trabajar desde casa.

Esto que se hace ahora por la situación actual y que se plantea como algo excepcional en España, es algo que en muchos otros países forma parte de la rutina habitual.

Así mientras en España apenas un 7,5 % de los trabajadores disfrutaron de esta opción durante el pasado ejercicio, la media europea se sitúa en el 17% y en países como Dinamarca alcanza el 37%.

Diversos estudios indican que el teletrabajo o trabajo a distancia no tiene ningún impacto negativo en el rendimiento e incluso contribuye a mejorar el rendimiento laboral en trabajos complejos.

Por eso tal vez este tiempo en el que muchos estamos trabajando desde casa veamos los beneficios del mismo y tal vez sirva para modernizar nuestro sistema laboral.

En todo caso y siguiendo el mensaje de «quédate en tu casa» si ahora te ves obligado a trabajar desde tu hogar y no estás acostumbrado a ello, aquí van algunas pautas que te van a ayudar a rendir a tope:

Como si fuera un trabajo presencial

Lo primero es que tienes que pensar que es como si tuvieras que desplazarte a un puesto de trabajo presencial. Es decir, que lo de trabajar en pijama mejor déjalo. Trata de seguir la misma rutina que cuando vas a centro de trabajo habitual.

Es decir, que si normalmente te levantas, te das una ducha, te lavas los dientes y luego te vistes para trabajar, aunque te quedes en casa puedes hacer lo mismo. Esto no quiere decir que si normalmente vas a trabajar en traje no puedas ponerte una ropa más cómoda en este caso, pero se trata de que tu mismo asimiles que es una situación normal.

Marcarse unos horarios y seguir una rutina

Otro aspecto básico es establecer unos horarios y una rutina diaria. Plantéate la hora a la que vas a empezar a trabajar y a la que vas a acabar.

Incluso si en tu trabajo presenciar tenías tu tiempo de descanso para el café, en tu casa también puedes hacer ese «break», aunque en este caso en lugar de ir al office vayas a la cocina.

Destinar un espacio específico para trabajar

Si tienes un despacho en tu casa o una habitación de invitados que normalmente esté vacía, es el lugar ideal para establecer tu puesto de trabajo.

El desorden o la asociación de ideas con otro tipo de tareas nos puede distraer, por lo que no es recomendable trabajar en la cocina o en tu habitación por ejemplo.

Mantener el contacto con tus compañeros

Aunque estamos obligados a mantener el aislamiento físico, debemos de mantener en la medida de lo posible la normalidad en cuanto a las relaciones con los compañeros de trabajo.

Hoy en día, esto es muy sencillo gracias a las múltiples opciones de llamada o videollamada que nos ofrecen las redes sociales y otras aplicaciones.

Evitar las distracciones del móvil

El teléfono móvil es un foco de distracción muy importante y que puede influir de forma muy negativa en nuestro rendimiento en el teletrabajo. Si en nuestro puesto de trabajo presencial a veces ni siquiera tenemos nuestro móvil personal encima de la mesa ahora tampoco debes de cambiar esa rutina.

En todo caso tampoco es cuestión de aislarse, porque puede que recibas una llamada importante, con lo que desactivando las notificaciones de las redes sociales y silenciar todos los grupos de WhatsApp durante tu jornada de trabajo sería suficiente.

¿Y si tienes niños?: Flexibilidad

Finalmente, puede que te te enfrentes a esta situación de trabajar desde casa con tener hijos, los cuales están sin colegio y también tienen que permanecer en el hogar contigo.

En este caso la clave es la flexibilidad y por flexibilidad me refiero a que debes de asumir que en estos casos el ritmo lo marcan ellos. Está claro que no todo va a ser tan fácil como decirles «entreteneros un rato mientras yo trabajo».

En todo caso poder se puede ¿cómo? Pues aquí va alguna idea:

  • Trabajar mientras ellos duermen: Siguiendo la pauta de los horarios es fácil que a las 8 o las 8:30 horas tu ya estés trabajando y los peques sin cole, no es necesario que les hagas madrugar tanto, por lo tanto mientras despiertan y no, tu puedes rendir a tope.
  • Tú trabajando y ellos con los deberes: Otra buena opción es que mientra tu trabajes ellos hagan sus tareas diarias. Ellos estarán en silencio y si necesitan ayuda tampoco te supondrá a ti una gran distracción.
  • Plantearles actividades de larga duración: Mientras tu trabajas puede ser el momento ideal para que ellos vean una peli o se pongan con un juego de mesa que sabes que lleva su tiempo.
  • Pedir comprensión a terceros: En todo caso los niños necesitan atención y si en un determinado momento tu hijo te pide atención en medio de una llamada de trabajo, creo que el otro interlocutor sabrá entenderlo.

Alternativas de ocio en tu casa

¿Y el tiempo que no estés trabajando? ¿Como lo vas a llevar? Lo cierto es que de primeras he visto varias encuestas preguntando a las personas sobre estos primeros días de confinamiento y si lo valoran positiva o negativamente y en muchas de ellas había un porcentaje mayor inclinado hacía el verlo de forma optimista.

Y es que si hay algo para lo que está sirviendo esto es para pasar mucho más tiempo con los nuestros de lo habitual, eso que muchos reclamábamos por la difícil conciliación entre la vida profesional y la familiar.

También es cierto que son muchas horas en casa y a veces hay que agudizar el ingenio para estar entretenido, así que voy a aportar mi granito de arena y os doy varias alternativas de ocio:

El mejor cine y las mejores series

Sin duda la televisión puede ser nuestra gran aliada en estos días y estoy seguro que tanto los servicios a la carta de los principales operadores de internet (Movistar, Orange, Vodafone…) como las plataformas de servicio de streaming tipo HBO o Netflix habrán visto disparadas sus contrataciones.

Puede ser un gran momento para ver esas grandes series o películas de las que todo el mundo habla, pero que tu igual aún no has visto.

Y como hay tantos gustos como colores lo que he hecho es un listado tanto de las 10 series como de las 10 películas mejor valoradas en Filmaffínity, seguramente el portal mas relevante para la valoración y crítica de películas por profesionales y espectadores.

Este sería el top ten de series de ficción que deberías ver sí o sí:

  • The Wire (2002)
  • Breaking Bad (2008)
  • Los Simpson (1989)
  • Juego de Tronos (2011)
  • Hermanos de Sangre (2001)
  • Los Sopranos (1999)
  • True Detective (2014)
  • Chernovyl (2019)
  • Monty Python’s Flying Circus (1969)
  • Rick and Morty (2013)

Y ahora vamos con las películas:

  • El padrino (1972)
  • El Padrino II (1974)
  • 12 hombres sin piedad (1957)
  • La Lista de Schindler (1993)
  • Testigo de cargo (1957)
  • Luces de la Ciudad (1931)
  • Cadena Perpetua (1994)
  • Pulp Fiction (1994)
  • El Gran Dictador (1940)
  • Tiempos Modernos (1939)

el-padrino
El Padrino

Que no falte la música

¿Podríamos vivir sin música? La verdad es que yo creo que se nos haría difícil y aquí obviamente cada uno tiene sus gustos. Así que en este caso he tirado de la mítica publicación Rolling Stone, que el pasado año hizo un ranking con los que consideraba mejores 10 albumes de la historia y son estos:

  • The Beatles, ‘The White Album’ (1968)
  • Bob Dylan, ‘Blonde on Blonde’ (1966)
  • The Clash, ‘London Calling’ (1980)
  • The Rolling Stones, ‘Exile on Main Street’ (1972)
  • Marvin Gaye, ‘What’s Going On’ (1971)
  • The Beatles, ‘Rubber Soul’ (1965)
  • Bob Dylan, ‘Highway 61 Revisited’ (1965)
  • The Beatles, ‘Revolver’ (1966)
  • The Beach Boys, ‘Pet Sounds’ (1966)
  • The Beatles, ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ (1967)

Sgt-Peppers-Lonely-Hearts-Club-Band
Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band

Pero si se os queda corta, el Rock & Roll Hall of Fame y la Music Business Association elaboraron en su momento la lista The Definitive 200, un ránking con los mejores álbumes de la historia de la música y al que podéis acceder en este enlace.

Hazte un cocinillas

Otra de las alternativas por la que más gente se está inclinando durante este periodo de confinamiento es por la cocina.

Igual ya eres un cocinillas y no necesitas ayuda, pero si no es así aquí te dejo los 10 canales de cocina de Youtube en español con más seguidores:

Ya no tenéis excusas para no preparar a los vuestros los platos más deliciosos, desde luego por tiempo no será.

El placer de la lectura

Leer es un hábito que todos deberíamos de tener en nuestro quehacer diario y que además debemos transmitir a los más pequeños, así que quédate en tu casa y todos a darle a la lectura.

En este caso y para recomendar 100 libros que deberías de leer al menos una vez en tu vida (este puede ser un buen momento), encontré el blog de Las Lecturas de Mr. Davidmore que se trabajó un listado de diarios como The Guardian o Le Monde, revistas como Newsweek y redes sociales literarias como GoodreadsQuelibroleo y este es el resultado en cuanto a los 10 primeros:

  • Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. 
  • El señor de los anillos (Trilogía), de J. R. R. Tolkien.  
  • 1984, de George Orwell.  
  • Un mundo feliz, de Aldous Huxley.  
  • Orgullo y prejuicio, de Jane Austen.  
  • Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski.
  • Lolita, de Vladimir Nabokov.
  • Ulises, de James Joyce.  
  • Madame Bovary, de Gustave Flaubert.
  • En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust.

Otras alternativas de ocio para hacer en casa

Y si con todo lo anterior aún os sobra tiempo, otras alternativas de ocio que puede valorar son:

  • Hacer ejercicio: Puedes desde crear tu propia tabla de ejercicios, a seguir cualquiera de los múltiples canales de Youtube que existen al respecto o incluso apostar por videojuegos de los muchos que hay como el mítico Wii Fit.
  • Aprender un idioma: Puede ser también el momento para cumplir con uno de esos propósitos que muchos se hacen al comenzar un año. Yo os recomiendo en este sentido Busuu, un comunidad on-line ideal para aprender idiomas desde tu ordenador, móvil o tablet.
  • Puzzles y maquetas: Montar un puzzle o hacer una maqueta son actividades que requieren tiempo y paciencia y ahora puede ser un momento para ponerse a ello.
  • Juegos de mesa: Los juegos de mesa al final nunca pasan de moda y a buen seguro que muchos ya estáis tirando del parchís, el monopoly, el cuatro en raya, el ajedrez, las damas… ¿Quién no tiene un armario repleto de juegos de mesa esperando a ser utilizados?

¿Y que más? Pues no se, yo creo que ya os he dado alternativas suficientes, es el momento de echarle imaginación y en todo caso hacerle caso a esta consigna de «quédate en tu casa», porque si no nos lo tomamos en serio no acabaremos con este dichoso virus, ¡está en tu mano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *