El packaging a la conquista de los niños

El packaging no es solo cosa de adultos y el papel determinante que tienen los niños como influenciadores de compra en sus padres hace que las marcas orienten también el packaging a la conquista de los más pequeños.

No creo que hoy en día nadie dude de la importancia que tiene el packaging en la decisión de compra y es por esto que las empresas cada vez le otorgan mas importancia dentro de su estrategia de imagen corporativa y aquí entran cada vez mas en juego los niños.

Seguro que todos a todos los padres os va a resultar familiar la escena que os voy a relatar a continuación: Estáis haciendo la compra en vuestro supermercado o hipermercado habitual en familia, llevando con vosotros a vuestros pequeños y de repente al pasar por un pasillo como por ejemplo el de las galletas se habrá producido una conversación parecida a esta:

– ¡Quiero esas galletas!galletas-bob-esponja

– ¿Cuáles?

– Esas… las de Bob Esponja (podéis cambiar Bob Esponja por Dora, Frozen, Mickey…)

– Ya hemos comprado galletas…

– Pero yo quiero esas

– ¡Si son iguales, pero sin la caja de Bob Esponja!

– ¡Pero yo quiero esas!

Y al final os las lleváis, pagando posiblemente un 20% más que por otras que son exactamente iguales pero con un envase sin el personaje correspondiente. Creo que con este ejemplo queda bastante claro el poder e influencia que tiene el packaging en la decisión de compra… de los niños.

Una evolución imparable

Al final si nos fijamos bien, veremos como el packaging infantil inunda prácticamente cada sección del supermercado, desde las aguas a los zumos, desde los chocolates a los cereales, desde los yogures a la leche o incluso desde pañuelos a papel higiénico… y ante esa explosión de envases llenos de colores, dibujos y con los personaje favoritos de los peques de la casa, ¿quién puede resistirse?

Pero es que además el packaging también se conjuga con un merchandising muy cuidado, donde la presentación en los lineales de estos productos especialmente dirigidos a los niños, se sitúan a la altura de sus ojos, para que el impacto sea aún mayor.

frosties-kellogs
Frosties de Kellogs

Hace unos 10 años, cuando el packaging infantil no suponía ni la mitad de lo que representa ahora, la publicación especializada Journal of Consumer Marketing realizó un estudio relacionado con este asunto, donde se pedía a un grupo de niños que dibujasen una caja de cereales.

Los resultados fueron más que concluyentes, la práctica totalidad de los niños (el 97%), dibujaba la caja de cereales con el nombre de una marca concreta y el personaje asociado, como por ejemplo los Frosties de Kellog’s y el famoso tigre que todos conocemos.

Con este experimento, quedaba claro que los niños también son capaces de recordar el nombre de las marcas sobre todo cuando están construidas en torno a determinados personajes que les llaman la atención.

Pero como es evidente no se puede enfocar el diseño gráfico de un páckaging orientado hacia niños que hacia adultos y esto influye no solo en los personajes que se puedan representar en los envases, sino que también afecta a los colores utilizados, la forma de los envases o las tipografías utilizadas en los textos.

 

 

Aspectos básicos a la hora de diseñar packaging para niños

Los colores primarios deben prevalecer: Los colores primarios como el rojo, el azul, el amarillo o el verde tienen un impacto directo en los niños y en especial cuando están asociados a determinados personajes de dibujos animados que ven habitualmente.

También es importante la tonalidad, que sea viva y brillante, ya que de esta forma se capta mejor su atención y favorece que se provoquen en ellos emociones y estímulos que al final van a atraerles hacia un determinado envase frente a otro.

Los personajes ocupan un lugar destacado: Como ya os he comentado en este post al final los niños se dejan llevar por los personajes que están de moda y que ven cada día en sus dibujos animados favoritos.

Por eso podemos encontrar ahora a Elsa, Ana, Olaf… y cada uno de los personajes de Frozen en todo tipo de packaging, porque están en boga entre los más pequeños. Resulta evidente que un alimento o bebida que lleve en su envase al personaje de moda se convierte al instante en objeto de deseo para los niños.

El mensaje es… diversión: Para que un niño se sienta atraído por un alimento que no sea quizás tan apetitoso como un helado o una onza de chocolate, hay que apelar a sus emociones y
packaging-divertido

el mejor mensaje que se puede transmitir a un niño para que le atraiga un producto es que es divertido. ¿Puede ser un sandwich divertido? Pues fijaros en este packaging de esta foto…

Debe parecer muy apetitoso: Hay un dicho que todos conocemos, eso de que la comida te entre por los ojos… pues en el caso de los niños es aún mas importante que en el caso de los adultos que el packaging lleve unas imágenes del producto presentado de tal forma que se les abra el apetito al instante.

La presentación del plato, la calidad de la foto, los colores resaltados… si les gusta la foto, el primer paso está dado para que les apetezca probarlo.

El tamaño también importa: El tamaño importa, pero en este caso, si hablamos de packagin para niños debemos de pensar en que en muchos casos lo mejor es que sea más pequeño.

Se trata de presentar determinados alimentos en las porciones calculadas para un único consumo, facilitando también que los peques puedan llevarse consigo el alimento en su fiambrera o mochila para consumir en el recreo por ejemplo.

¿Conocéis los jamoninos o pavoninos de Campofrío? Pues es un ejemplo de esto, porciones individuales de jamón cocido o pavo y con packaging de Mickey.

Packaging creativo e imaginativo: El factor sorpresa también es importante y como decimos hoy en día el packaging enfocado para niños ya no es algo marginal y hay mucha competencia, por lo que si es capaz de ofrecerse en el mismo algo nuevo, original, creativo… se tendrá mucho ganado.

En este sentido he visto algunos envases que en su parte trasera incluyen recortables con los personajes y sin color para que los niños puedan pintarlos una vez se acabe el producto de su interior.

Como veis el mundo del packaging infantil tiene mucho que ofrecer y cada vez más vamos a ver como los más pequeños de la casa se convierten en grandes consumidores que las marcas quieren captar…¿os ha gustado este post? Os invito a compartirlo en las redes sociales 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *